Por qué elegimos La Latina

 

Pronto se abrirá el proceso de admisión de alumnos para el curso 2015/2016 siendo el plazo de presentación de instancias del 10 al 24 de marzo de  2015.

Todas las familias que formamos parte de “La Latina” hemos pasado por el difícil momento de elegir colegio.  Nos hemos informado en Internet, hemos recurrido a los foros, hemos preguntado por ahí, pero al final la mayoría tomamos la decisión cuando visitamos el centro, hablamos con los profesores,  conocimos al equipo directivo y escuchamos las opiniones de otras madres y padres que ya disfrutaban de la tranquilidad de haber acertado con la elección de este cole.

Para que conozcáis el centro se desarrollarán dos jornadas de puertas abiertas:

  • El día 3 de marzo a las 16:10h.
  • El día 4 de marzo a las 09:10h.

Y para que podáis conocer la experiencia de los que ya nos sentimos parte de esta comunidad educativa queremos aprovechar este espacio para contaros por qué elegimos nosotros “La Latina”, y sobre todo por qué cada día estamos más contentos de haber tomado esa decisión, porque con el tiempo hemos descubierto que por mucho que hoy te parezca estupendo lo que es seguro es que mañana será mejor, porque hay mucha gente trabajando con mucha dedicación para que esto sea así. Solo desde dentro puedes ver lo importante que es para nuestras hijas e hijos el respeto a la diversidad, la no discriminación, la participación de madres y padres en las actividades del centro y sobre todo sentir que forman parte de un lugar maravilloso en el que crecer.

A continuación nuestras historias por si aún te preguntas ¿POR QUÉ ELEGIMOS NOSOTROS LA LATINA?

 

Presentación1

 

Teníamos muy claro desde que vinimos a vivir a Aluche y decidimos que queríamos ser padres cual iba a ser el colegio al que apuntaríamos a nuestr@ hij@. Sólo que en el momento en que nos tocó hacerlo tuvimos la brillante idea de entrar en su página web, y lo que leímos acerca de su línea educativa alejada por completo del laicismo y neutralismo que buscábamos nos dejó helados. Se nos cayó por completo la idea que nos habíamos forjado y empezó la zozobra de hacer una buena elección para algo tan fundamental en la vida de nuestra hija.

Un día que libraba me paseé por los coles del barrio. Era mes de febrero, no habían empezado las inscripciones, ni las jornadas de puertas abiertas, ni nada por el estilo. Pero la puerta de La Latina estaba abierta porque era la hora de salir a comer.

Entré y un señor con traje me preguntó en qué me podían ayudar (luego supe que se llama Jose Luis y es el conserje). Le dije que buscaba información del colegio y me pasó a Secretaría donde me presentó a Sonia. Con una espléndida sonrisa Sonia me pidió que esperara un poquito porque andaba resolviendo un asunto (de los tres mil que tenía en la mesa). En los diez minutos que estuve en Secretaría habló por teléfono con dos familias para que presentaran “algo” que les faltaba para obtener ayudas, llamó a un pequeño para que diera una carta muy importante a su abuelita (haciéndole saber que el hermano mayor del crío no estaba yendo al instituto ¡¡ ni siquiera era ya del cole pero seguían preocupados por lo que el chaval hacía!!) , le dio unas fotocopias a una profe que le dijo con acento gaditano  “eres lo más bonito que pisa la tierra” (era Encarnita, de infantil, tuve la grandísima suerte de que fuera la maestra de mi hija, la adoramos,  ya se jubiló), y habló de nuevo por teléfono para insistir a un Asistente Social que no dejara de revisar el caso de una familia que no estaba pasando por sus mejores momentos.

De nuevo con su sonrisa me pidió disculpas por hacerme esperar y me preguntó qué podía hacer por mí. Aún con mi boca abierta ante tanta efectividad y compromiso balbuceé que quería información sobre el colegio (aunque en mi cabeza ya se estaba formando una idea bastante favorable acerca de él).

“¿En qué curso matricularías a tu niña?” – “En 1º de Infantil”-dije. “Uyyy, ¡qué bien! estamos de suerte, los peques, que son estos …(ante nosotros paso un trenecito de “patitos” y “pollitos” con babi que se dirigían al comedor en perfecta y bulliciosa fila escoltada por las monitoras) …van ahora a comer y te puedo enseñar su clase”.

Y atravesamos unos pasillos preciosamente decorados con motivos de la India (“Estamos liados con el carnaval” me dijo ) y  fuimos a ver una clase de mini mesas y mini sillas con maxi letras y maxi números colgados por todas partes. Con alusiones a las estaciones del año, a los colores, a la amistad, con palomas de la paz y con preciosos y divertidos dibujos de los habitantes de aquella clase/casa que tenía también rincón de cuentos, de disfraces y de juguetes. Mientras veíamos la clase me explicaba con entusiasmo las dinámicas del cole y mi sonrisa llegó a ser tan grande que no me cabía en la cara.

Nos despedimos como si nos conociéramos de un montón de tiempo y cuando llegué a casa le dije  a mi pareja que ya teníamos cole para Leyre sin poder disimular mi entusiasmo. Corrimos al ordenador a abrir la página web del cole y el foro del AMPA y el convencimiento y entusiasmo llegó al clímax.

Cuatro años después veo como mi hija va feliz, contenta e ilusionada cada día al colegio. Es emocionante pasar por la puerta del cole al regreso de las vacaciones de verano y que te diga “Maaaami, mi coleeee, La Latiiiina…¿cuándo empezamos?  ¡¡que ya tengo ganas!!” y empieza a cantar lo que en su día le enseñó Encarnita “…Mi cooole es bonito, yo voy a estudiar… jugaaaaando y cantaaando lo paso genial…”

Ha aprendido a leer, a escribir, a sumar, a restar y a todo lo que viene en los programas que manda el Ministerio de Educación… a convivir, a respetar y amar al diferente, a celebra el día de la paz y lo que significa, a valorar los recursos que le ofrecen, a disfrutar con sus amigos y profesores de la música y las fiestas, a ver como sus padres y otros padres colaboran y forman parte de la comunidad educativa, a querer sinceramente a sus profesoras…y eso os aseguro que no está en los programas ni en los libros de texto.

Por eso elegimos La Latina.

¿Os animais a contarnos por qué lo hicisteis vosotros?

Anuncios

8 thoughts on “Por qué elegimos La Latina

  1. Poco puedo decir sobre “Porque elegimos La Latina” que no se haya dicho ya, pero si quiero aportar mi opinión por si a algún papá o mamá de esos que están intentando tomar una decisión tan importante en la educación de sus hijos, les sirve para algo.
    Yo tenía muy claro que quería educación pública para mis hijos, más allá de ideas políticas, sociales o de cualquier tipo, porque he estudiado en un colegio público, en un instituto público y en una universidad pública. Nadie me ha regalado nada y he aprendido que hay que luchar por lo que se quiere y por conseguir tus metas, con tus propios medios y poniéndolo todo de tu parte. Eso es lo que quiero que aprendan mis hijos.
    Mi marido no era tan partidario de la educación pública y por ello visitamos varios colegios privados, pero finalmente por proximidad, por referencias y porque, de primeras, los otros coles que vimos no nos ofrecían nada “diferente” de lo que nos ofrecía La Latina, decidimos probar. Empezaríamos infantil y cuando llegáramos a Primara retomaríamos la conversación.
    Nuestro hijo mayor esta en 3º de Primaria y esa conversación sigue pendiente. Pendiente por que la hemos olvidado……
    La Latina es como una gran familia, en la que en todo momento te sientes uno mas, pero en la que no por ello dejan de existir unos valores, unas reglas y un protocolo que todo el mundo, desde las cocineras, hasta el director, cumplen a rajatabla.
    Es maravilloso ver como tus hijos se lanzan a los brazos de sus profes o de los monitores de comedor o del desayuno o del campamento de verano, cuando te los encuentras por el parque…
    O ver como esos profes se preocupan por cualquier problema familiar que pueda afectar a “sus” niños.
    O ver como tu hijo te dice ” mama, la profe me tiene que querer muchísimo porque es tan estricta como tu y eso…..es porque me quiere”.
    Estoy muy muy muy orgullosa de formar parte de esta familia y de que mis hijos, mi marido y mis amigos (porque sí, es verdad, he hecho muchos amigos en el cole de mis hijos) formen parte de ella.
    Si tuviera que volver a elegir, sin duda….elegiría La Latina.

  2. Cuando tuvimos que escoger colegio queríamos que cumpliese unos mínimos, que fuese público, que estuviese por la zona en la que vivimos, que tuviese un buen equipo directivo y que el proyecto de infantil y su equipo fuese fuerte, teniendo en cuenta que el aprendizaje no solo es aprender a leer y escribir… La Latina los cumplía, y no solo éstos sino muchos mas que os invito a descubrir.
    Tras cinco años y dos hijos en este cole puedo resaltar: el gran equipo de infantil, los pilares que generan, la magnífica labor del equipo directivo y sus profesores, no solo pedagógica sino también humana. Que la enseñanza es de calidad y la integración cultural enriquece. Que la comunidad educativa somos todos y todos participamos. Que en el comedor se come bien y las monitoras te atienden ante el “mi hijo no me come”. Que en la Secretaría te escuchan, te atienden, te informan. Que los conserjes te ayudan. Que la enfermera tiene una paciencia infinita y sonrisa que cura. Y sobre todo, que cuando les pregunto a mis hijos se sienten cómodos, van contentos y se identifican con su cole, La Latina.

  3. Cada día estamos más convencidos de haber elegido bien el Colegio para nuestros peques. Nosotros dudábamos entre el Parque Aluche y La Latina,queríamos un Colegio público, de integración ,en el que nuestros hijos pudiesen aprender en la diferencia, ¡esa experiencia de la vida que tanto enriquece!

    Un día en el parque conocí a una profesora de La Latina, que estaba con su nieta, ya jubilada y su marido había sido director del Parque Aluche;empezamos a hablar y comentando colegios me dijo, tú quieres un colegio en que tus hijos vean una integración real, en el que haya una diversidad cultural y en el que el equipo de infantil sea bueno. Y me comentó “yo te aconsejo La Latina, porque tiene el mejor equipo de infantil de la zona”.

    Para nosotros y como para todos los padres y madres, la etapa infantil es importantísima, es donde sentarán las raíces que les harán volar el día de mañana… y fue lo que nos hizo tomar la decisión: La Latina.

    Ahora ya llevamos tres años y medio en el cole y no nos hemos arrepentido ¡cada día estamos más seguros de la decisión que tomamos!

    Es un cole en el que los padres y madres, abuelos y abuelas, todos aquellos que formamos la comunidad educativa, tenemos una participación real en el centro.

    Hace dos años una maestra del centro nos brindó esa oportunidad de una manera mucho más directa. Ella tiene un aula con niños que necesitan más apoyos y su ilusión era integrar lo más posible a sus alumnos y sus familias. Y así fué como se formó la Patrulla Verde ese lugar de encuentro, en el que un viernes al más nos juntamos maestr@s, abuel@s, peques, papás, mamás para compartir con nuestros hijos unas horas en su cole.

    Colaboramos y hacemos todo aquello que a través del equipo directivo y el claustro de profesores nos piden, proponemos tareas o actividades, escuchamos a nuestros hijos…

    Como dice Francesco Tonucci, pensador, psicopedagogo y dibujante “Un buen maestro es el que escucha a los niños, porque sabe que no están vacíos, sino que son ricos de una experiencia que él no conoce. Y, si no la conoce, ¿cómo va a proponer un contenido que les resulte interesante? Cada acción educativa tiene que empezar con una escucha, para recibir a los alumnos con lo que conocen y lo que saben hacer.

    Gracias a la Patrulla Verde hemos conseguido una participación de nuestros hijos, de l@s abuel@s, de l@s maestr@s, de los papás, de las mamás…fuera de lo curricular en donde podemos disfrutar juntos en nuestro Colegio. Ya nos preguntamos… ¿ Cuando es la próxima patrulla?

    La Latina es un ejemplo de Escuela Pública funcionando

    MUCHAS GRACIAS A TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA

  4. Buscar cole, menuda tarea. ¿Colegio público o concertado? era lo único que teníamos claro, queríamos una educación de calidad: Colegio público. Recorrimos todos los que teníamos cerca de casa pero ninguno nos emocionó. Nuestro sobrino tenía un año más que Nuria, así que habíamos seguido sus pasos en la guardería y fue una buena experiencia que los primos fueran juntos, por eso decidimos hacer lo mismo con el colegio y llegamos a La Latina, el cole en el que había empezado ese mismo curso. Sus padres estaban encantados así que fuimos a conocerlo. Nos perdimos la jornada de puertas abiertas pero nos recibieron igual, sin parafernalias, sin grandilocuencias, allí nadie pretendía vendernos nada, pero hubo una frase que nos hizo comprender que realmente era un sitio de confianza: “Nosotros, los profesores, elegimos este centro para nuestros hijos”. Ellos que lo conocían bien, que lo conocían desde dentro, que conocían sus virtudes y sus defectos, sus aciertos y sus errores, ellos que podían hacer un balance real de los pros y los contras querían que sus hijos e hijas estudiaran allí. Otro punto a favor de La Latina. Así que a pesar de tener que coger un metro para llegar hasta aquí decidimos ponerla como primera opción. Y entramos. Y en cada paso que hemos dado con nuestra hija en estos casi seis años que llevamos aquí, hemos encontrado una nueva razón por la que volveríamos a elegir La Latina.

    En infantil nos hablaban de letras y números y colores y cuentos, pero sobre todo nos hablaban de cómo se adaptaba nuestra hija, de cómo hacer que sonriera más, de esa niña con la que podía entenderse y que podía ayudarla a superara sus vergüenzas. Nos llamaron para bailar juntos, para ver cómo actuaban, para ver cómo crecían. Y después en primaria el aprendizaje se volvió más intenso, pero seguían hablándonos de compañerismo, de integración, de colaboración.
    Y un día nos juntamos familias y profes para hacer un huerto y empezó un precioso proyecto de Patrulla Verde. Y otro día hicimos bocatas para la fiesta y otro bailamos para nuestros hijos, que les hizo mucha gracia. Y también conocí un día el aula de los Cascabeles donde trabajaban con niños que necesitan más música que los demás y desde luego entendí por qué se llamaba así. Y otro día una profesora me contó como había gente que hacía donaciones anónimas para que algún niño más pudiera comer en el comedor. Y viendo que algunas familias no lo estaban pasando bien compartimos comida, compartimos juguetes, compartimos ropa y cada uno puso un poquito de su parte para mejorar las cosas.
    Y así, día tras día sigo descubriendo razones nuevas para elegir La Latina.

  5. Han pasado ya diez años desde que yo andaba preocupada eligiendo el cole al que iba a llevar a mi hija , entonces una compañera, que había trabajado aquí, me dijo “..No lo dudes Ana, lleva a tu niña a La Latina” Hoy después de tanto tiempo y con mi hija mayor ya en el instituto sé que fue la mejor decisión que podía haber tomado, en realidad lo supe desde la primera reunión que tuve en el colegio y esto me lo ha confirmado su tutora de primero de la ESO cuando hace varios días me comentó:” estos chavales de La Latina vienen muy bien preparados, tienen capacidad crítica y se han adaptado muy bien al instituto”

    Lo cierto es que me gusta mucho el cole y son muchas las razones por las que me gusta:

    .Aquí la Educación es mucho más que la transmisión de unos contenidos y el objetivo no son los programas, es el niño.
    . Tanto el Equipo Directivo, como el Claustro y en general toda la Comunidad Educativa entienden que la Educación es cosa de todos y qué, a pesar de nuestros gobernantes,la ENSEÑANZA PÚBLICA ES UNA ENSEÑANZA DE CALIDAD siempre gracias al esfuerzo, trabajo e ilusión de estos grandes profesionales.

    Tengo tantas razones, como La Patrulla Verde, que me podía pasar toda la noche escribiendo pero creo que voy a terminar con está última, aquí los niños son Felices.

    .

  6. La verdad que la elección del cole de tu hijo e hija es una decisión muy importante, en el momento que te dan la solicitud para rellenar las opciones de los coles te sientes responsable, ya que en función de esa solicitud van a asignar un cole a la persona que más quieres, y tienes miedo de meter la pata.
    Nuestra primera opción fue LA LATINA, y actualmente os puedo decir que no he metido la pata, que estoy muy contenta con la elección.Tengo una hija en cuarto de primaria y un hijo en 2º infantil, una ardilla, y os puedo asegurar que la etapa de infantil es emocionante, una etapa tan primordial en el desarrollo de un/a niño/a. Cuando entras en el colegio la acogida es tan buena, que te sientes integrado/a desde el primer día.
    A día de hoy si tuviera que rellenar la solicitud lo tengo claro, quiero LA LATINA como primera y única opción.

  7. Me uno a cada una de las palabras de la anterior mamá, Yolanda, que por cierto, es nuestra presidenta del AMPA y os diré que es un amor, que se implica hasta horas intempestivas con tal de que todo vaya fenomenal, para el bien, tanto de los padres, como de nuestros hijos.

    Nosotros nos quedamos sin colegio en nuestro barrio, Carabanchel, y nos asignaron el colegio “La Latina”, os podéis imaginar la incertidumbre que fue, un barrio que no conocíamos y sin tener a nadie que nos pudiera dar referencias, así que mi marido y yo pedimos unas horas libres en el trabajo y nos fuimos a conocerlo.

    Todavía lo recuerdo, nos recibió Olga otra secretaria y nos presentó a Encarnita y Pilar (dos profesoras de infantil) ,nos enseñaron el colegio y los temores iniciales, se transformaron en ilusión, que era transmitida por cada rincón del colegio, desde las clases a la decoración de los pasillos!, no tuvimos dudas y finalmente Pilar fue nuestra profesora de infantil, podría estas horas hablando maravillas de ella!

    Tanto el equipo directivo, como los profesores, conserjes, monitores…. son adorables!.

    La empresa que se encarga de los desayunos, comida y meriendas te da una tranquilidad cuando, en nuestro caso, tan pequeñín le tienes que dejar en madrugadores, sus monitoras son muy cercanas.

    Ahora, mi hijo está en cuarto de primaria y me sigue hablando de su colegio con la misma ilusión que cuando entró.

    Que por qué escogimos LA LATINA? porque cuando llegamos nos transmitió algo, que a día de hoy, se lo vemos en los ojos de nuestro hijo, felicidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s