¿Cuándo perdimos la imaginación?

—¡Enhorabuena! Me han dicho que has mejorado mucho en ortografía. Que ahora prestas mayor atención y tienes más cuidado en escribir correctamente las palabras.

Sus ojos brillar, sí, pero no expresan satisfacción, ni alegría. Para ella no es noticia. Sabe que se está esforzando y “mejorando”. Mira en silencio a otros ojos que tratan de entender su desencanto. El tiempo se detiene y, con su barbilla temblorosa, rompe a llorar.

—¿Qué pasa, corazón? ¿No estás contenta?

Abrazada a la cintura, entre sollozos, explica:

—Es que… Ahora no lo veo…

—¿Cómo es eso?

—Antes leía, escribía, y veía lo que leía. Ahora sólo veo palabras. Si van con “b” o con “v”, con “g” o “j”, si están bien o mal escritas. Antes veía historias, escenas, personajes,… y podía contarlo después. Ahora no logro recordar nada de lo que he leído cuando escribo. Y me da mucha pena.

Intenta describir lo que ocurre en su cabeza mientras dibuja con trazos rápidos sus ideas. Un círculo. En su interior, cuadrados y piezas que encajan entre sí, Sucesos externos representados por líneas sinuosas. Flechas, conectores, garabatos… Por último, tachones en los elementos del interior del círculo:

—Esta es mi cabeza. Aquí dentro hay cosas que van sucediendo cuando leo, una tras otra. Se llena de imágenes. Pero, si escribo prestando atención a la ortografía, sólo puedo ver esto,… y esto… Nada más. Lo demás desaparece.

Imagen de Patricia Metola en su blog Tipika

Con frecuencia olvidamos mirar desde el punto de vista de la infancia. Lo que para familias y educadores es un hito en el aprendizaje,  para niñas y niños es una pérdida de otras facultades y, en consecuencia, una tragedia.

«…si bien aceptamos plenamente los datos de nuestros sentidos, somos muy reticentes a aceptar los de nuestra imaginación. Incluso criticamos las percepciones de ciertas personas diciendo que tienen una “imaginación desbocada” o que lo que creen es “cosa de su imaginación”. La gente se enorgullece de tener “los pies en la tierra”, de ser “realista” y “sensata”, y se burla de aquellos que “están en las nubes”.

(…) Mediante la imaginación podemos darnos una vuelta por el pasado, contemplar el presente y prever el futuro. También podemos hacer algo de una trascendencia única y profunda.

Podemos crear.

En cierto sentido, en cuanto podemos liberar nuestra mente del inmediato aquí y ahora somos libres. Libres para volver a visitar el pasado, libres para transformar el presente y libres para prever los futuros posibles. La imaginación es la base de todo lo que es singular y característicamente humano. Es la base del lenguaje, de las artes, de las ciencias, de los sistemas filosóficos y de toda la inmensa complejidad de la cultura humana.»

Ken Robinson “El Elemento”

Podéis encontrar esta famosa charla de Sir Ken Robinson en TEDTalks con subtítulos disponibles en 50 idiomas. He elegido éste vídeo porque fue el primero que se tradujo y subtituló en español, gracias al trabajo desinteresado y colaborativo entre Pedro Villarrubia y Yolanda Juarros (sí, sí, nuestra Yolanda). Después de tres años, ya era hora que se publicara por esta casa

Un comentario en “¿Cuándo perdimos la imaginación?

  1. Gracias,Chelucana. Me has dado dónde más me duele.
    Ayer ayudaba a Violeta a redactar un cuento que ella pretendía que fuera sorprendente. Y yo ¿qué hice? Duro y dale, la forma, las comas, las “uves”… Ahora me lo haces recordar con otros ojos. Creo que tengo que pedirle disculpas y aplicarme para aprender esta magnífica lección que nos has dado. (Ahora el vídeo está completo) Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s