El sentido de la función navideña

En la página de un AMPA amiga de Sevilla he encontrado este artículo en el que se invita  a la reflexión. No os perdáis los comentarios que han dejado al artículo.

Yolanda


No hace mucho que, a raíz, del tirón popular de fiestas “importadas” como Halloween, se establecía en nuestro modesto chat un animado debate acerca del modo (y las modas) de celebración de determinadas festividades. Quizá sea el momento y viendo próximas las fiestas navideñas, plantearnos un nuevo tema de discusión, sin ánimo de polemizar ni de radicalizar posturas. Nos referimos a la forma adecuada, que desde la perspectiva de una verdadera enseñanza pública y laica, se deben celebrar estas fiestas en el ámbito escolar, de forma que tengan cabida todas las opciones culturales y religiosas, o al menos no sean unas celebraciones excluyentes.

Nos referimos a la ya clásica “función” de villancicos que nuestros hijos e hijas representan en el Salón de Actos del colegio para “regocijo” y “deleite” de los padres y madres asistentes que cámaras en mano, abarrotan el reducido espacio e “inmortalizan” como pueden estos brevísimos momentos de “gloria”, aunque algunos pequeños parecen no disfrutar mucho., presas del “miedo escénico” (Por cierto, esta afluencia masiva de padres ya la desearíamos también para las asambleas del AMPA o en forma de candidaturas al Consejo Escolar). Y digo “regocijo” porque no está tan claro que muchos padres que abogamos por una educación laica de verdad estemos de acuerdo con esta “escenificación” navideña, de marcado acento religioso en cuanto a la temática y los símbolos de las canciones (la Virgen, los pastores, el Niño Jesús, etc.). Puede que muchos consideren este asunto trivial e incluso -fruto de una mayoritaria educación católica- ni siquiera se cuestione este tema. Se considera “natural” y “tradicional”, porque se ha hecho “siempre”. Es verdad que fuera de la escuela los símbolos navideños lo invaden todo, la televisión, las calles, las casas, los comercios, etc. Es muy difícil eludir esta realidad.

Pero los tiempos han cambiado. Y la escuela debe reflejar, en cierta medida, estos cambios. Vivimos cada vez más en una sociedad multicultural donde las distintas opciones religiosas y culturales han de tener su cabida y respeto, sin que unas se vean minusvaloradas con respeto a otras. Ponemos por caso el tema de la asignatura de religión y su “homóloga” de Alternativa a la religión. Mientras que en una los contenidos y actividades están claros, en la otra, en su categoría de “alternativa”, frecuentemente se improvisa y realizan actividades, digamos, de relleno para cubrir la hora, como manualidades, dibujos, etc.

La cuestión que queremos debatir aquí es ésta precisamente, si estamos o no de acuerdo en que nuestros hijos participen en esta representación o si sería conveniente o “consecuente” también otro tipo de actividad alternativa, desligada de cualquier acento religioso. La inercia y el “qué más da” hace que dejemos hacer, porque en el fondo no le damos mayor importancia y no queremos ser “ovejas descarriadas” dando la nota. Así que, si realmente tenemos otra opinión o podemos ofrecer otras alternativas más inclusivas e integradoras, lo expongamos aquí con nuestros comentarios. Hablando se entiende la gente. Dejamos como botón de muestra también una pequeña encuesta, pero nos interesan sobre todo vuestras sugerencias y opiniones.

Anuncios

12 thoughts on “El sentido de la función navideña

  1. Ahora que ya hemos comenzado 2009 parece que el tema se queda un poco fuera de tiempo. El debate sigue abierto. Las aportaciones a este artículo son interesantes y nos hacen pensar que ya es bastante importante. Gracias por vuestras comentarios que han hecho posible esta llamita de diálogo tan escasa en esta página.

  2. Angie “”Con respecto a las preguntas que realizas en tu último párrafo me parecen totalmente fuera de lugar, debo haberme explicado fatal en mi primera intervención””

    No, no, perdona, no es que te hayas explicado mal, es que yo siempre que pienso en uno de estos temas acabo en esas preguntas, no es debido a tu explicación.

    Coincido contigo, no obstante, que tanto movimiento en las leyes educativas no beneficia a los alumnos ni a la calidad de la enseñanza que reciben.

    ¡Feliz año a todos!

    Saludos,

  3. Salud y suerte para el 2009. Para todos los del AMPA, para Chelucana, para los comentaristas. Para los lectores ocasionales y para los asiduos. Seguiremos al pie del teclado.

  4. Lali, no es cuestión de comodidad, si no de proyectos educativos. Las asignaturas son las que son. No se trata de elegir las materias a estudiar o tener alternativas a unas Mates, Música o Cono, pero en el caso de Religión – por ese mismo artículo que citas – dan opción de elegir. No veo el problema, pero siento que haya padres, como tú que no estéis de acuerdo – nunca estaremos contentos con las Leyes que nos mandan los diferentes gobiernos, que cada vez lo hacen peor en materia de Educación.

    Con respecto a las preguntas que realizas en tu último párrafo me parecen totalmente fuera de lugar, debo haberme explicado fatal en mi primera intervención.

    FELIZ NAVIDAD.

  5. Angie, ¿no crees que las técnicas de estudio deberían ser impartidas para todos los alumnos y no sólo para los de la alternativa?
    No creo que sea “una suerte” tener una alternativa a la asignatura de religión, según lo que planteas, ¿debería haber alternativas para todas las asignaturas que no nos gustan?

    El centro de la cuestión yo creo que es que, efectivamente, como padres cedemos parte de nuestra responsabilidad educadora un cierto número de horas al Centro, pero no se debería ceder la parcela religiosa, porque eso entra en el ámbito privado familiar, que es tan variado como familias hay, y, fundamentalmente, porque la Constitución Española de 1978 dice en su artículo 16 (http://narros.congreso.es/constitucion/constitucion/indice/titulos/articulos.jsp?ini=10&fin=55&tipo=2) que no habrá ninguna confesión estatal, aunque todos tenemos libertad religiosa, protegida además por la LOPD, y ese artículo entra en el grupo de derechos fundamentales.
    Son las familias las que deben explicar a sus hijos el hecho religioso, y llevarlos a las iglesias, sinagogas, mezquitas, o lo que les toque, igual que las familias les enseñan a ir al baño, a lavarse los dientes, a asearse,… ¿o dejamos también todo eso como labor del colegio?

    ¿No no estamos volviendo tan cómodos que mejor no esforzarnos tanto y dejar que sea el colegio el que aparte de mates, lengua, ciencias, música, … cuente también la religión y los buenos modales y las buenas costumbres? ¿Qué hacemos entonces los padres, sólo comprar regalos y complacerles?

  6. Yolanda, por supuesto que estoy a favor de todas las fiestas religiosas, pero a nosotros nos ha tocado la Navidad y, en mi caso, estoy encantada que en el colegio de mis hijos la vivan igual que la vivimos en casa.

    Con respecto al temario de la asignatura Alternativa, según nos informó la tutora de mi hija, habló que iban a dar, entre otras materias, Tecnicas de Estudio. Me pareció muy interesante.

    Sobre tu pregunta,por supuesto que los niños tienes que ser educados en las familias, pero también es función del colegio que asuman esa responsabilidad desde los proyectos de ley que nos hacen los diferentes gobiernos. En tu caso tienes suerte, tienes otra opción para la asignatura de Religión, pero por ejemplo, para la de Educación para la Ciudadanía no hay otra Alternativa.

    Quiero aprovechar para felicitar al Equipo Directivo y profes del Colegio por esa acogida que han tenido a todos los niños en este último día de cole, ataviados como un Coro de Gospel – ha sido genial. Gracias por vuestro buen hacer y buen humor.

  7. Angie, creo que no me he explicado bien. Tu dices que estás a favor de la Navidad y yo también. No sólo estoy a favor de la Navidad sino también de la Fiesta del Cordero que celebran las personas musulmanas por estos días y también a favor de la fiesta de Hannuca que celebra el pueblo judío a partir del 25 de diciembre. Esto a favor de cualquier fiesta religiosa que me puedas sugerir. Creo como tú, supongo, en la libertad de religión. Lo que me duele es que obliguen a mi hijo e hija a celebrar esa fiesta en su horario escolar, repito: en su horario escolar, cuando yo he elegido una escuela laica para ellos.

    Y no sólo me quejo de que las referencias religiosas están presentes en numerosas ocasiones sino que además les obligan a dar dos horas de alternativa sin que yo pueda saber muy bien qué asignatura es esa que las personas que estudian religión católica no necesitan aprender.

    En la página de la que copié el artículo venía un comentario que me gustó mucho. Lo pego aquí para compartirlo:

    Ana dijo…

    Me encanta la época navideña, me gusta cantar villancicos, ir a las iglesias para ver los belenes, dar y también recibir regalos de los Reyes Magos, y quiero que mi hijo viva esta experiencia como yo la viví de pequeña y la sigo viviendo: con ilusión, alegría, sorpresa…
    Pero he elegido un colegio laico para mi hijo y por esto entiendo que es la familia (no un colegio público) la que debe exponer (hablar,celebrar, explicar) a mi hijo esta experiencia.
    ——–

    Y ahora te pregunto yo a ti: ¿Crees que lo que propone Ana es lo normal? ¿Son las familias las que enseñan religión a sus hijos e hijas en este país?

  8. Mi opinión es a favor de la Navidad, por esa Navidad que esperan todos los niños, por la pandereta, los villancicos, el disfraz de Virgen María o de pastorcillo, el árbol de Navidad, el portal de Belén, por la cara de mis hijos en la Cabalgata de Reyes ……. yo no me la quiero perder por nada del mundo, ¿¿ y tú ??.

    FELIZ NAVIDAD A TODOS.

  9. Sara, Lali, gracias por hacer oír vuestra opinión. El silencio es mucho más fácil pero nada transformador. Es verdad que todavía somos poquita gente la que optamos abiertamente por una escuela laica pública completamente al margen de cualquier creencia religiosa que podamos o no, tener. Como bien decís salir de las tradiciones, en este país, ha sido siempre muy difícil. Tristes tiempos estos en los que tan fácilmente se quiere renunciar a libertades evidentes -semanas de 60 horas, -copago en la sanidad, -abolición de los logros del 68, … a propósito me viene a la cabeza aquella canción: “La mala reputación”:

    Mala reputación – Paco Ibañez (de George Brassens)

    En mi pueblo sin pretensión
    tengo mala reputación,
    haga lo que haga es igual
    todo lo consideran mal.
    Yo no pienso pues hacer ningún daño
    queriendo vivir fuera del rebaño.

    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    no, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    todos, todos me miran mal,
    salvo los ciegos, es natural.

    Cuando la fiesta nacional
    yo me quedo en la cama igual,
    que la música militar
    nunca me supo levantar.
    En el mundo pues no hay mayor pecado
    que el de no seguir al abanderado.

    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    no, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    todos me muestran con el dedo,
    salvo los mancos, quiero y no puedo.

    Si en la calle corre un ladrón
    y a la zaga va un ricachón,
    zancadilla pongo al señor
    y he aplastado el perseguidor.
    Eso si que sí que será una lata,
    siempre tengo yo que meter la pata,.

    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    no, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    todos tras de mi a correr,
    salvo los cojos, es de creer.

    No hace falta saber latín
    yo ya se cual será mi fin,
    en el pueblo se empieza a oír,
    muerte, muerte al villano vil.
    Yo no pienso pues armar ningún lío
    con que no va a Roma el camino mío.

    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    no, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe,
    todos, todos me miran mal,
    salvo los ciegos, es natural.

    http://es.youtube.com/watch?v=DSyXQA4QiTw

    Y además quiero decirle a Lali que estamos encantadas de vernos enlazadas en vuestra página del AMPA del Cole Parque Aluche. Os visitaremos sin duda.

    Yolanda

  10. Suscribo totalmente el comentario de Sara, la religión debería abandonar la escuela pública, o como mucho tener una asignatura de historia y cronología de las religiones o algo así…
    Respecto a las celebraciones navideñas, en el Parque Aluche tenemos festivales de canciones y un belén del colegio que montan madres voluntarias, aparte de la visita de un Rey Mago… en fin, es lo de todos los años, peor es difícil de cambiar, efectivamente.

    Y sin ofender a nadie también.

    Con vuestro permiso, voy a enlazar esta entrada en una entrada de nuestro blog. Gracias.

    Saludos,
    Lali

  11. Apasionante debate el que planteas, Yolanda, que levanta y desgraciadamente levantará muchas ampollas. En cuanto al asunto de la religión dentro del colegio, para mí está claro, no tiene cabida, ni la católica ni ninguna otra. Las religiones y sus credos deben permanecer en el ámbito privado y en sus templos y por supuesto financiadas por sus seguidores.

    Respecto al tema de la función navideña, efectivamente, las tradiciones son muy difíciles de eliminar y más si se trata de una tradición religiosa, pero en numerosas ocasiones me planteo a que se debe su mantenimiento y de seguro que en muchos casos no es a la defensa de una determinada creencia, sino porque es infinitamente más cómodo en todos los sentidos (menos trabajo, menos imaginación, menos enfrentamientos… y más de lo mismo).

    Espero que nadie se sienta ofendido por mis comentarios. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s