¡Mamáaaa..! ¡Por qué no me puedo quedar a jugar con mis amigos…!

…Porque no se puede jugar en el patio del colegio-instituto.ciudaddelosninos

– ¡PERO ELLOS SÍ SE QUEDAN!

– Puedes jugar en “la urba” cuando lleguemos a casa.

– ¡NO! ¡YO QUIERO JUGAR CON MIS AMIGOS AQUÍ! ¡ESTÁN JUGANDO CON LOS GLOBOS QUE NOS HA REGALADO MÓNICA!

-¿Sabes, hija, por qué no se puede? Está prohibido.

– ¡PERO ELLOS SE QUEDAN!

– Sí. Nosotras, no. ¿Sabes por qué?

– Sí. Ya sé…

Esta es la conversación que mantuve el martes pasado con mi hija, mientras salíamos del colegio, entre llantos, lágrimas, mocos, gritos, sentadas en medio de la calle y desolación. Creo que no entendía nada y a mí me resultaba difícil explicarlo. Durante la cena, lo comenté con su padre.

-Creo que esta prohibición tácita, debería hacerse explícita. Con carteles. Para que lo entiendan las familias y las niñas y niños del colegio. Para vergüenza propia y ajena. Pero nadie se atreverá a tamaño disparate, supongo. Concluí.

Unos días antes, Save The Children, a propósito del Día Universal de los Derechos de la Infancia, publicó este vídeo en su portada.

Vodpod videos no longer available.

Es posible que, algún día, cuando no temamos el accidente, la denuncia, la responsabilidad propia, la culpa ajena,… Cuando dejemos de pensar en un mundo por y para los adultos… Podamos devolver la ciudad a los niños.

Anuncios

5 thoughts on “¡Mamáaaa..! ¡Por qué no me puedo quedar a jugar con mis amigos…!

  1. Gracias Jesús, Martín, Isabel y Yolanda por mejorar la entrada con vuestras reflexiones. Pero, francamente, no soy nada optimista en que se produzca esa involución necesaria para que nuestros hijos e hijas puedan recuperar las calle, los espacios abiertos y el patio escolar. Tendremos que invocar al proyecto de Tonucci e implorar a los ayuntamientos y juntas municipales… ¡O volvernos zapatistas!

  2. Al leer el artículo de Chelucana he descubierto he notado que yo no tenía muy asimilado eso del patio como espacio prohibido para el juego mientras que las puertas del cole estén abiertas. Sí, es posible que debiera de saber todo eso de las responsabilidades civiles de las personas responsables del centro si pasa algo y no sé cuántas otras leyes más pero …

    Inmediatamente me he puesto a pensar en todas esas teorías Zapatistas y de mucha otra gente que siempre han reivindicado la ocupación de todo tipo de espacios. Me he lanzado a Google y lo primero que me ha aparecido es esto:

    http://www.manerasdevivir.com/foro/viewtopic.php?p=2171393&sid=f0f274cbf94279fb4eeeaaf57b58251c

    Os lo dejo para que lo disfrutéis.

    Yolanda jb

  3. Interesante dilema!!!
    Y a mi modo de ver en este caso ambas partes tienen su punto de razón.
    Por un lado sería estupendo que los niños pudieran disfrutar de su colegio en toda su amplitud y no que sólo sirva como centro educativo. Porque no olvidemos que jugando se aprenden muchisimas cosas en esta vida. Seria fantástico que pudiera servir de lugar de ocio para que puedan relacionarse y jugar, fuera de lo estrictamente educativo y de su horario lectivo. Que lo vieran como un sitio también de diversión (seguro que muchos tardarian menos en levantarse por las mañanas).
    Pero por otro lado está el punto de vista administrativo. Supongo que algo así conlleva muchas responsabilidades,personal extra, riesgos físicos (no olvidemos que los niños no ven nunca peligro en nada) y mucha buena voluntad por parte de todos.
    En todo caso comprendo a ambas partes y entiendo sus posturas, pero reconozco que los niños disfrutan un montón ese ratito que pasan en el patio del colegio/instituto correteando y jugando con otros niños.
    Si alguién da algún día con una solución Salomónica que acerque ambas posiciones,por favor no dudeis en que yo seré la primera en apoyarle y arrimar el hombro si es necesario.
    Esto es sólo un sueño de una de esas mamás a las que todas las tardes cuesta sacarla del colegio poco menos que con espátula.

  4. Que mal lo hacemos cuando decimos, gozosos, a nuestros hijos, …¡MAÑANA NO HAY CLASE! y eso se convierte, mañana, en una tarde en un centro comercial comprando la oferta de la semana. Nosotros mismos somos los que provocamos este pequeño desastre que espero no cumpla aquello de “estos barros de aquellos lodos”. Buena reflexión Chelucana

  5. Yo he visto niños que celebraban como una fiesta el timbre de finalización de las clases. Después de recoger la merienda volvían a su colegio, ya cerrado con llave, saltaban la valla y jugaban en SU patio hasta la caida del sol.

    Éramos mis amigos y yo.

    Nunca entenderé cómo un lugar tan lleno de recursos como un colegio no queda ABIERTO. Luego los gobiernos se gastan millonadas en anuncios y campañas de TV para prevenir la drogadicción, el acoso, el maltrato, fomentar el deporte y la lectura. Y no nos damos cuenta de que el colegio / instituto tiene todas las herramientas necesarias y eficaces para hacerlo. No solo en horas lectivas, sino también como la mejor alternativa de ocio en estas ciudades cada vez más deshumanizadas y limitantes para los niños.

    Muy interesante reflexión, Chelucana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s