«Arbolitos»

Parece que está unánimemente aceptado que la introducción de la alimentación complementaria ha de iniciarse a partir de los 6 meses de edad. Así lo recomiendan los pediatras, las autoridades sanitarias, la Organización Mundial de la Salud,.. También que a partir de los 12 meses el/la niño/a pequeño/a puede comer los mismos alimentos que el resto de la familia. Pero nadie se ha pronunciado hasta ahora, que yo sepa, acerca de cuánto ha de durar este proceso hasta que un/a niño/a llegue a comer alimentos tan variados y en la proporción recomendada en la pirámide de nutrición. Por esta razón, quisiera contaros lo que me ha pasado esta tarde, porque deduzco que, en ocasiones, la incorporación de una alimentación variada es un proceso largo, largo, laaaargo,… que puede durar años. ¡Incluso 5 años!

Mi hija pequeña jamás ha aceptado la fruta y la verdura. Tampoco la hemos forzado, pero he tratado de presentarle la verdura de mil formas, en quiche, pastel de verduras, empanadillas, croquetas, tortilla, lasaña, estofada, al vapor, al ajoarriero, con bechamel,… Siempre sin éxito. Su única fruta de elección, la pera. Su única verdura, rara vez, los guisantes y en escasísima cantidad. Sus intentos, solían terminar masticados y escupidos en el plato o en mi mano. Últimamente parece querer probar algunas cosas. Hace unos días, la tortilla de espinacas, apenas un bocado, y hoy, la pedía nuevamente.

Esta tarde, mientras cocinaba un montón de verdura diferente (en el horno, cazuela y olla express), mi hija se ha despertado de su siesta, ha venido a la cocina y me ha dicho: «Mmmm, mamá. ¡Qué bien huele!». «¿A qué, hija mía?» Le he preguntado, extrañada. «A arbolitos» Ha respondido. ¡¿Puede una nariz medianamente sensible afirmar que el brócoli huele bien mientras se hierve?! Poco después, cuando me disponía a ofrecerle el clásico bocadillo para merendar, me ha dicho: «No, mamá. Quiero arbolitos». Así, según he sacado el brócoli, hervido al vapor, ¡se ha zampado un arbolito entero! Y preparado de la forma más simple, con aceite y vinagre, a su elección. Ahora, supongo, tocará seguir probando y probablemente nos espere unos días de «dieta de arbolitos», el nuevo manjar recién descubierto.

Todos/as hemos pasado por la inapetencia y el rechazo a determinados alimentos en nuestra niñez y a partir de los treinta, sin embargo, el acto de comer se convierte en un asunto importante en nuestras vidas, un verdadero placer, parece que disfrutamos con todo. Si, al final, todo llega, ¿por qué nos empeñamos en adelantar el proceso?

Hay niños que ceden a la presión, aunque cariñosa, de sus padres o de las personas que les dan de comer, y prueban un bocado, después otro. Hay niños/as, como mi hija, resistentes, que se niegan a aceptar nada que no les apetezca verdaderamente. En ocasiones, detrás de un rechazo sistemático a determinados alimentos se oculta una intolerancia alimentaria. La preferencia por unos alimentos u otros no siempre es caprichosa. Nuestra actitud ante la educación alimentaria ha sido la de ofrecer alimentos saludables y nutritivos,  que nuestras hijas vean que el resto de la familia los comemos, sin obligar pero sin ofrecer otras alternativas a cambio, salvo las ya elaboradas y disponibles. Hasta que un día van… y lo prueba, sin que nadie diga nada.

Como cada nuevo aprendizaje en la vida, sólo ocurre cuando están preparados para ello y quieren.

2 comentarios en “«Arbolitos»

  1. Muchas gracias por el comentario y por el vídeo, Ricardo. La protagonista es mi hija A 🙂 , de 5 años, a P le encanta la fruta y la verdura, para compensar. Le enseñaré el vídeo. Seguro que le apetece comerse alguna de las ovejitas de «Edipotato». Se inclina claramente por las crucíferas.

    Adaptar la tragedia de Edipo a los niños será todo un reto, sin duda. Ni siquiera las verduritas restan dramatismo a la historia. Esperaré impaciente ese artículo para leérselo a mis hijas.

    Gracias de nuevo, Ricardo. Nos vemos por el C.I.O.

    Un abrazo

  2. Hola. Supongo que la protagonista de lo que cuentas es tu hija P. (que fue ha quedado esto, por cierto). Bien, enséñale este vídeo sobre la historia de Edipo y a ver si se sigue motivando a comer fruta y verdura. Si quieres puedo hacer un artículo en mi blog en el que cuente la historia de Edipo adaptada para niños y pongo el vídeo. Bueno, te dejo el enlace:
    http://es.youtube.com/watch?v=NydKPClhYgM

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s