Contraindicaciones del espíritu navideño

religion1.jpegLlega la Navidad. Supongo que ya os habíais dado cuenta. Yo también. Hoy, de nuevo, un niño o una niña permanecerá en un ricón de su clase porque su madre y su padre no le han firmado la autorización para participar en la representación navideña que están organizando en su clase. Esto no es nuevo. Esto ocurre una y otra vez en cada una de nuestras aulas, en cada uno de los centros públicos de la Comunidad de Madrid y del resto del estado. Este hecho pasa desapercibido y forma ya parte del cuadro navideño que ofrece la escuela.

Yo he firmado el papelito para evitar que mi hijo pase por esta situación. Igual que yo, probablemente muchas otras madres habrán firmado el suyo. A pesar de nuestra firme oposición a que niños y niñas de otras creencias o simplemente críticos con el papel de nuestra Navidad Consumista se vean obligadXs a tomar parte en estas representaciones, hoy, hemos claudicado. ¿Hasta cuándo? ¿Quién puede defender los derechos de estos niños y niñas a no ser educadXs en una determinada creencia religiosa? ¿Por qué la Navidad invade los espacios de la clase de música, de la clase de plástica o de cualquier otra clase para ensayos que dejan fuera a todos estos seres indefensos (o peor aún, les incluyen para evitar su marginación) y nadie dice nada? Será que es Navidad.

Un grupo de madres, al margen de esta página, hemos decidido recoger firmas de apoyo a la Campaña que os presentamos a continuación. Si eres una de la personas que deseas firmar búscanos y te daremos el papel para luego poder presentarlo a la dirección del centro. El invierno es una época preciosa con infinidad de motivos para celebrar que no tienen que girar ÚNICAMENTE en torno a un Belén. Entre todXs podríamos ponerle un poquito más de imaginación. Se admiten propuestas.

Féliz Navidad y que el espírtu navideño no os haga sentir mal.
Campaña 2007-08 – Religión fuera de la escuelaCampaña dirigida a toda la Comunidad Educativa

Por una sociedad laica, por una escuela laica.

 

Significado de laicismo

El laicismo responde al derecho que tiene toda persona a ejercer la libertad de pensamiento y de conciencia, a no ser marcada, ni discriminada en función de las ideas que sostenga. Supone la separación real entre el Estado -que representa a toda la población- y las confesiones religiosas u otras doctrinas ideológicas o filosóficas. El laicismo, al tiempo que garantiza la libertad de culto, impide que las distintas iglesias ocupen espacios y obtengan privilegios que no les corresponden, al no responder sus objetivos al interés del conjunto de la sociedad, sino sólo al de un grupo de personas que comparte las mismas creencias.

En una sociedad laica caben todos (creyentes y no creyentes), y los poderes públicos protegen y amparan la libertad religiosa y los distintos credos y filosofías que se han ido desarrollando a lo largo de la historia. Sin embargo, sectores que gozan de fuertes privilegios y que proceden de la etapa predemocrática, en la que el Estado era oficialmente católico, tratan de confundir -interesadamente- a la opinión pública, al relacionar el laicismo con la falta de valores y el anticlericalismo, cuestión que es radicalmente falsa.

Escuela Laica

En la escuela deben sentirse cómodos todo el alumnado, sus familias y el profesorado. Los centros han de educar sin dogmas, ni verdades únicas y excluyentes, en valores humanistas, científicos y universales, en la pluralidad, en el respeto a los derechos humanos, en la asunción de la diferencia y de la diversidad, en los valores éticos, no sexistas y democráticos que son comunes a todos y a todas.

La escuela no ha de ser un lugar de exclusión. Niños y niñas no deben ser segregados en función de las creencias o convicciones de sus familias. No podemos aceptar que se obligue a quienes no quieren recibir enseñanzas de religión a estar separados de su clase y a adaptarse al horario y exigencias de quienes desean seguir imponiendo esas enseñanzas en el horario lectivo.

La religión debe salir del horario lectivo obligatorio, para respetar los derechos de toda la comunidad educativa y para que no se interrumpa el normal funcionamiento de la organización de los centros educativos.

Una apuesta decidida por la escuela pública, democrática y laica, por parte de la sociedad y de los poderes públicos, es una garantía para avanzar hacia un modelo educativo integral, preventivo, compensador de desigualdades y que eduque en la diversidad cultural y para la convivencia.

¿Qué dice la LOE y su desarrollo, ante la cuestión religiosa?

La Ley Orgánica de Educación (LOE), amparándose en los Acuerdos con la Santa Sede de dudosa constitucionalidad y legitimidad, impone, como en normas anteriores, la religión católica, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para el alumnado, y que la enseñanza de otras religiones se ajustará a lo dispuesto en los acuerdos suscritos con diferentes confesiones religiosas.

Los decretos que desarrollan la LOE obligan al alumnado que no quiere cursar religión a permanecer en el centro educativo, y a éste a gestionar “la debida atención educativa”. Estos decretos exigen a los padres declarar sobre sus creencias religiosas en la matriculación de sus hijos e hijas, vulnerando gravemente aspectos fundamentales de la Constitución Española y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La voluntad de quienes desean dar religión genera unas obligaciones injustas, de dudosa constitucionalidad, y poco éticas para el resto, hecho que rechazamos rotundamente.

Establece que las personas que imparten religión serán contratadas por la Administración conforme al Estatuto de los Trabajadores, por lo que se consolidan sus derechos laborales, como consecuencia de una materia que no debería estar presente en la escuela. Sin embargo, el sistema de contratación de estas personas es arbitrario -son designados por la jerarquía católica-, lo que origina irregularidad administrativa y un agravio comparativo con el profesorado, cuyo acceso a la función docente se realiza bajo los principios de mérito y capacidad.


RELIGIÓN FUERA DE LA ESCUELA – A la Comunidad Educativa

PADRES Y MADRES

Tienes DERECHO a que tus hijas o hijos NO ASISTAN A CLASE DE RELIGIÓN y a que todo su tiempo lectivo sea utilizado para desarrollar el currículo general. Por lo tanto, NADIE debe ser DISCRIMINADO en función de la voluntad que tenga una parte del alumnado de asistir a religión.

El deseo de unos, NO puede atentar contra la libertad y los derechos de otros.

NO tienes la obligación de contestar “SÍ” o “NO” a la hoja que el centro os presente sobre si queréis que vuestro hijo o hija reciba clase de religión. NO es constitucional tener que declarar, en documento público, sobre la ideología, la religión o las creencias.

( Artículo 16.2 de la Constitución ).

(En todo caso el padre o la madre que quiera, puede hacer llegar a la escuela, el deseo de que su hijo o hija asista a clases de religión, sin que haya necesidad de preguntar al conjunto de las familias)

Aunque hayas inscrito a tus hijos o hijas en religión, en cualquier momento del curso puedes cambiar de opción.

PROFESORADO

Trabaja para que el alumnado adquiera una amplia cultura, y conozca la historia y las aportaciones artísticas, culturales y sociales de las religiones y de otras convicciones morales y filosóficas, pero dentro de las áreas de las ciencias sociales, de la historia o de la filosofía. Para ello NO es necesaria que la religión esté en la escuela.

ESTUDIANTES

Tienes derecho a recibir una educación democrática, humanista y científica, que fomente el espíritu crítico, que tenga en cuenta la diversidad y eduque en la convivencia, que te enseñe a pensar y que defienda la libertad de conciencia. Evita que se os separe y discrimine formando grupos, en función de creencias religiosas.

A TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA

La escuela no es el lugar adecuado para difundir la doctrina religiosa, sus códigos, rituales y libros sagrados. La asignatura de religión es una forma de catequesis que difunde una fe y un proyecto evangelizador, muchas veces en contra de los derechos fundamentales, de la normativa legal y de hechos demostrados científicamente (igualdad de género, relaciones afectivo-sexuales, prevención de enfermedades, etc.)

Si existe simbología religiosa en tu centro educativo, exige su retirada, ya que, en todo caso, representa sólo a una parte de la sociedad y no a toda.

Promueve, en tu centro, un proyecto educativo laico, que propicie los valores universales comunes a todas las personas.

Explica que la religión interrumpe el funcionamiento común e integral del horario lectivo e impide que ese tiempo se dedique a desarrollar otro tipo de áreas y aprendizajes. Con la normativa actual, la religión ocupa una media de 945 horas en el conjunto de las etapas Infantil y Primaria y de 45O horas en la ESO, carga horaria superior a la de materias tan importantes como la educación física o la educación artística.


EXIGIMOS LA DEROGACIÓN INMEDIATA DE LOS ACUERDOS DEL ESTADO ESPAÑOL CON EL VATICANO

EXIGIMOS QUE LA RELIGIÓN SALGA FUERA DEL HORARIO LECTIVO

EXIGIMOS QUE NINGUNA SIMBOLOGÍA RELIGIOSA TENGA PRESENCIA INSTITUCIONAL EN LOS CENTROS ESCOLARES

 


Esta declaración la suscribimos:

Europa Laica / Confederación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (STES-intersindical) / Confederación Española de APAS (CEAPA) / Sindicato de Estudiantes / Izquierda Unida / Confederación General del Trabajo (CGT) / Confederación Estatal de Movimientos de Renovación Pedagógica / ATEUS de Cataluña / Federación Estatal de Gays y Lesbianas / SOS Racismo / PCE / Juventudes Comunistas / Izquierda Republicana / Unidad Cívica por la República / Foro por la Educación Pública / Los Verdes / Liberación – Amauta / Foro Por Otra Escuela / Lliga per la Laïcitat de Catalunya / Andalucía Laica / Granada Laica / Asociación de Maestros Rosa Sensat / Asociación Pi i Margall por la Educación Pública y Laica / Asociación Galileo de Úbeda / Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid / Asociación Escuela Laica de Albacete / Fundación Escuela Pública de Zaragoza / Colectivo Escuela Laica de Zaragoza / Foro Ciudadano de la Región de Murcia / Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid / Federación de Asociaciones de Vecinos de Valladolid / Club de Amigos de la UNESCO de Madrid / No nos Resignamos / Asociación Manuel Azaña / Plataforma Cultura contra la Guerra / Más Democracia / Espacio Alternativo / USTEC-STEs / Intersindical Alternativa Catalana (IAC) / Enseñantes Asamblearios de Canarias (EA-Canarias) / Asociación REDES de Sevilla /Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid / FIDA-Federación Internacional de Ateos / Cullera Laica / Unión de Republicanos de La Isla. San Fernando. Cádiz / Partido Humanista / Trabajadores y jóvenes por la República /

Junio 2007

Más información sobre el tema: http://ania.urcm.net/noticia.php3?id=23527&idcat=5&idamb=2

 

8 comentarios en “Contraindicaciones del espíritu navideño

  1. Estupendo enlace, Chelucana. Hoy voy a tener que ponerme a pensar de nuevo gracias a este artículo que nos propones. Gracias por darme materia “no gris”; es la única forma de crecer que me queda y no la pienso desaprovechar.

  2. Creo que en la escuela pública, donde por ley hay obligatoriedad de ofrecer la asignatura de Religión Católica a los alumnos que así lo deseen pueden convivir perfectamente esa y otras opciones sin necesidad de que ningún niño se vea excluido por las creencias de sus padres, como muy bien expresaba Charo en su comentario.
    Pero creo que eso sólo es posible, si partimos del respeto a todos, y ese respeto se pierde en el momento que se empieza comunicando que los alumnos de la clase “X” van a realizar una obra de teatro religiosa, “ todos”, excepto tu hijo si no firmas el papel autorizándolo y, sabiendo que él lo que más desea es participar con sus compañeros en cualquier actividad que se proponga, tienes que optar por ser consecuente con tus ideas o por el “total…¡qué más da¡”.
    Mucho más respetuoso para todos sería hacer esa propuesta como actividad a realizar desde la asignatura de Religión, por la profesora de Religión y con sus alumnos de Religión. Y si preferimos que todos los niños participen, todos sabemos los múltiples y enriquecedores temas que puede tratar una obra de teatro, sin dejar a nadie fuera por profesar cualquier otra religión o ninguna.
    De esta manera nadie se sentiría presionado ni obligado, como he oído a algunos padres y madres, a que sus hijos participen en esa obra no porque lo deseen, sino sólo y exclusivamente para evitar situaciones en las que inevitablemente deriva esa actitud: un niño sólo en un rincón de la clase viendo como ensayan todos sus compañeros, un niño sólo en el patio, esta vez para que no vea como ensayan sus compañeros… y, para festejar el último día de clase, el mismo niño, apartado de sus compañeros, en otra sala y aguantando las lágrimas, mientras los demás compañeros se disfrazan y representan algo que muchos de sus padres no hubieran elegido si hubieran tenido otra opción que no pasara por ver a su hijo como a este niño, aislado del resto de sus compañeros.
    Se ha pedido respeto a todos desde estas páginas.
    ¿Quién falta el respeto a quién?
    ¿Qué alternativa tienen los niños de Altyernativa?
    Los que hemos hablado de esto en las esperas del Colegio, y los que no hemos hablado pero queréis que algo cambie en este sentido, podríamos ponernos en contacto, y el próximo año, antes de que se “huela” la Navidad, allá por Octubre, ver qué podemos hacer para evitar estas situaciones tan desagradables y tan alejadas del “Espíritu Navideño”.

  3. Ana te agradezco mucho a nivel personal que hayas participado este debate. Desde el momento en el que decidí poner el artículo en esta página abierta a todas las opiniones sabía que me iba a encontrar con una gran mayoría de personas que tienen otra opinión al respecto. Ya me puede perdonar quien lo haya tomado como una falta de respeto, la intención era más bien la contraria.

    Puedo decir que he tratado de leer mucho sobre el tema y he visto que incluso desde la misma Iglesia Católica son muchas las voces que piden que las religiones, como fe, se enseñen desde sus propias comunidades religiosas.

    Enrique Miret Magdalena, teológo de reconocido prestigio dice: “Se impone que, si queremos vivir en un país democrático, donde se fomente desde la escuela la tolerancia y la cultura plurales, y que aprendamos desde niños la convivencia de convicciones, no hay más remedio que volver al estudio de ese amplio panorama cultural-religioso del que está impregnada nuestra civilización, dejando la transmisión de la fe católica a la familia, la Iglesia y los grupos católicos”.

    Encontramos el mismo debate sobre la necesidad de sacar de la escuela la religión católica cuando leemos a José María Marin Patino (Jesuita): “Defenderemos el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” (CE, 27,3). Los sujetos de ese derecho son los padres, y no sólo de los católicos, sino también de los evangélicos, de los judíos y de los musulmanes, aunque el Estado no haya firmado con esas confesiones acuerdos especiales sobre la enseñanza”.

    Juan José Tamayo (director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones Ignacio Ellacuría, de la Universidad Carlos III de Madrid) va todavía más allá cuando dice: “Además, ya conocemos el resultado por la experiencia del pasado: muchos de los que reciben enseñanza confesional, con frecuencia bajo la presión de los padres o del ambiente, terminan cayendo en actitudes de ateísmo, agnosticismo, indiferencia religiosa o, lo que es peor, de rechazo visceral a la religión en cualquiera de sus modalidades doctrinales y manifestaciones culturales y sociales. No hace mucho preguntaban a un prestigioso intelectual español si era creyente, a lo que respondía: por supuesto que no; me eduqué en un colegio de jesuitas.”

    En la Educación Secundaria, el debate lleva abierto ya muchos años y tras el abandono masivo de la asignatura de Religión Católica por parte del alumnado que elige dedicar esa hora al estudio, en la actualidad se les ofrece una tercera opción más acorde con un centro educativo multicultural laico: Historia y Cultura de las Religiones. Se trata de una nueva asignatura equiparable a la religión confesional católica y a las demás áreas.

    Por último insistiré que es este debate saca a la luz la reivindicación de algunos padres y madres, conscientes de que como tú dices no somos mayoría, que en este fin de trimestre, al igual que se hace al terminar los otros dos, no tengan siempre, cada año, el tema religioso como celebración cultural. De esta forma sería más fácil incluir a todos los niños y niñas del colegio sin obligar a una elección forzada bien por no ser practicantes de ese hecho religioso o de ningún otro.

  4. Soy una profesora del colegio y quiero comunicar que no es cierto lo que se cuenta sobre los alumnos de alternativa. Estos alumnos están atendidos por las tutoras mientras los demás tienen clase de religión y nunca han sido discriminados por ningún motivo.Si se decide hacer alguna actividad cultural conjunta: Fiestas de Madrid, de Navidad, etc… No hay clase de religión católica. La profesora de religión es suficientemente respetuosa y generosa de no evangelizar. Se tratan estos temas junto con la tutora, como temas culturales que los niños deben conocer porque están en los libros y en la vida diaria.
    Me despido pero antes quiero informaros que aproximadamente el 80% de los padres de este colegio desean que sus hijos reciban clases de religión católica.Por favor les pido respeto a todos. Ana.

  5. mis hijos no son religiosos pero se lo pasan muy bien haciendo las obras de teatro o haciendo el belen no me parece justo quitar religión

  6. La mayoría de los papás y mamás queremos que nuestros hijos/as participen en una actuación de teatro con todos sus compas. Nos parece importante que aprendan a expresarse de otra manera y sobre todo que disfruten compartiendo esa experiencia con sus amigos y amigas. No les queremos privar de ello y valoramos y agradecemos mucho el esfuerzo que hacen sus profesoras y profesores.

    Así que en la ocasión de la representación de Navidad firmamos esa autorización porque queremos que nuestro hijo/a tímido se atreva a salir al escenario o que nuestra hija/o esté junto a su amiga del alma en la representación. Por supuesto no queremos que se sientan excluidos por nuestras creencias.

    Año tras año (los que tenemos hijos mayores lo sabemos) se dan estas situaciones, creo que en la mayoría de los colegios.

    Pienso que ya va siendo hora de que los adultos (padres, madres, profes) hagamos un esfuerzo pequeño, es fácil encontrar cuentos, poesías o textos teatrales que nos permiten no excluir a ningún niño o niña. Todos y todas (los de creencias religiosas de un tipo, los de creencias religiosas de otros tipos o los de creencias no religiosas) nos merecemos ser respetados y que no haya desigualdad en los niños/as debida a esas creencias.

    Parece que las autoridades educativas de la Comunidad Autónoma y del País nos dejan esa tarea a los de a pie porque desde luego en eso no se pringan.

    Abordar este tema nos beneficia a todos y todas, pero sobre todo a nuestros hijos/as. Muchas gracias por lanzarlo.

    Un saludo: Charo.

  7. Fíjate que aún no estamos en Diciembre y ya se prepara todo el mundo para la vorágine consumista en la que se han convertido unas fiestas que, en principio, se nos ofrecen como hogareñas, familiares, entrañables… y están envueltas en regalos carísimos e innecesarios, lujo desorbitado generosidad mal entendida y derroche.

    Este espinoso debate sobre la religión en la escuela tiene una relevancia cada vez mayor. Estoy absolutamente de acuerdo en que la religión es una creencia privada y personal que NO debería impartirse en un centro educativo público. Respeto y tolerancia, pero nunca imposición. Y no vale decir…”si no quieres no participes” porque al final son excluyentes para los alumnos que no comparten el mismo credo, o simplemente no tienen otro credo que el respeto al otro.

    Pero … lo de la música… ejem…. “Noche de Paz” es un perfecto ejemplo para enseñar a los niños un compás de 6/8 (ó 3/4 para hacerlo fácil) y una segunda voz… y tampoco pasa nada 😉 Y el Belén nos ha valido nuestro “dinerito” en premios otros años, ¿no? Jejeje. Es una pizca de humor, ya sabes Yolanda que estoy de acuerdo en lo fundamental. Pero me gusta escribir pequeñas “maldades”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s