25 Maneras De Hablar Para Que Sus Hijos Escuchen

padre-e-hijo.jpgFuente: www.dormirsinllorar.com
Artículo original del Dr. William Sears
Traduccido por Solecilla

Ir a la canción de Luis M. Pescetti “Bien Nada”

Una gran parte de la educación se basa en cómo hablar con los niños. La forma en la que usted habla con ellos les enseña la forma de hablar con otros. He aquí algunas cosas que hemos aprendido de nuestros hijos:

1. CONECTE ANTES DE DIRIGIR

 Antes de dar directrices a su hijo, descienda al nivel de sus ojos y establezca contacto ocular con él, para obtener su atención. Muéstrele como enfocar: “M. necesito tus ojos”,”tus orejas”. Ofrezca el mismo lenguaje corporal cuando esté escuchando a su hijo. Tenga cuidado de que su mirada no sea tan intensa que controle en lugar de contactar.

2. DIRÍJASE AL NIÑO

Haga una petición empezando por el nombre del niño, “N. quieres por favor….”

3. SEA BREVE

Use reglas de una sola frase. Ponga la orden principal en la frase de inicio. Cuarto más tiempo divague, más probable es que su hijo se vuelva sordo para los padres. Demasiado hablar es uno de los errores más frecuentes cuando dialogamos. Produce en el niño la impresión de que usted no está muy seguro de lo que quiere decir. Si le puede mantener a usted hablando, puede mantenerle distraído.

4. SEA SIMPLE

Utilice frases cortas y palabras de una sílaba. Observe el modo en que ellos hablan unos con otros y tome nota. Cuando su hijo muestra esa mirada vidriosa y desinteresada, usted ya no está siendo entendido.

5. PÍDALE A SU HIJO QUE LE REPITA SU PETICIÓN

 Si no puede, ha sido demasiado larga o demasiado complicada.

6. HAGA UNA OFERTA QUE SU HIJO NO PUEDA RECHAZAR

Usted puede razonar con un niño de dos o tres años, especialmente para evitar berrinches: “vístete para que puedas salir a jugar”. Ofrezca una razón para sus peticiones, que sea ventajosa para el niño, y que sea difícil de rechazar. Esto le da un motivo para salir de su posición de poder, y hacer lo que usted le pide.

7. SEA POSITIVO

En lugar de decir “no corras”, diga “dentro caminamos, fuera se puede correr”.

8. EMPIECE SUS PETICIONES CON LA PALABRA QUIERO

En lugar de decir “bájate de ahí”, diga “quiero que te bajes de ahí”. Esto funciona bien con niños a los que les gusta agradar, pero no recibir órdenes. Diciendo quiero, da usted una razón para agradar, más que una orden.

9. “CUANDO… ENTONCES”

Cuando te hayas cepillado los dientes, te contaré el cuento. Decir cuando implica que usted espera ser obedecido, mejor que el “si” que da al niño la sensación de que puede optar por hacerlo o no, cuando usted no quería darle opciones.

10. ACTÚE PRIMERO, HABLE DESPUÉS

En lugar de gritar “¡apaga la televisión y a cenar!” Acércate a donde está viendo la TV, únete a él un ratito, y en el primer intermedio para anuncios, dile que apague la televisión. Yendo hacia él le convences de que tu requerimiento es realmente serio. De otra manera, lo interpretan como una mera preferencia.

11. OFREZCA ALTERNATIVAS

Prefieres ponerte antes el pijama o cepillar los dientes.

12. HABLE DE FORMA ADECUADA A SU DESARROLLO

Cuanto más pequeño sea el niño, más cortas y simples deben ser las órdenes. Considere su nivel de comprensión. Por ejemplo, un error muy común es preguntarle a un niño de tres años “¿por qué has hecho eso?” La mayor parte de los adultos tienen problemas para explicar su comportamiento. Pruebe a cambio, vamos a hablar de los que has hecho.

13. HABLE DE FORMA SOCIALMENTE CORRECTA

Incluso un niño de dos años puede aprender “por favor”. Espere que su hijo sea educado. Los niños no deberían sentir que la educación es opcional. Hable con sus hijos de la forma en que espera que ellos hablen con usted.

14. HABLE DE FORMA PSICOLÓGICAMENTE CORRECTA

Los comienzos amenazantes o sentenciosos son propensos a poner al chico a la defensiva. Los mensajes que comienzan con “tú” hacen al niño encerrarse. Los que empiezan con “yo” no son acusadores. En lugar de empezar “tu debes hacer…”, pruebe diciendo “a mi me gustaría que hicieras….” o “yo necesito que hagas”. No haga una pregunta inicial si la respuesta negativa no es una opción: “¿quieres poner la mesa?” Diga simplemente “pon la mesa, por favor”.

15. ESCRÍBALO

Los recordatorios pueden derivar en quejas con demasiada facilidad, especialmente en los preadolescentes, que piensan que decirles cosas los sitúa en la sección de esclavos. Sin decir una palabra, puede comunicar todo lo que necesite decir, hable con una libreta y un lápiz. Deje notas humorísticas a sus hijos, siéntese y observe lo que ocurre.

16. BAJE EL VOLUMEN

Cuanto más alto grite el niño, más bajo hable usted. Deje a su hijo ventilarse, mientas usted intercala comentarios de vez en cuando: “entiendo” o “¿puedo ayudarte?”. Algunas veces con sólo escuchar atentamente se puede atenuar el volumen de una rabieta. Si usted se pone a su nivel, tendrá dos berrinches que manejar. Sea un adulto para él.

17. SERENE AL NIÑO

Antes de dar una orden, restaure el equilibrio emocional del niño, de otra forma está perdiendo el tiempo. Nada profundiza cuando un niño está en un naufragio emocional.

18. REPITA SU MENSAJE

Los niños pequeños necesitan que les repitan las cosas cientos de veces. Los niños con menos de 2 años tienen dificultad para internalizar sus órdenes. Muchos niños de tres años, comienzan a internalizar órdenes, de forma que lo que usted les dice comienza a calar. Repita cada vez menos veces a medida que su hijo crece. Los preadolescentes contemplan la repetición como una queja.

19. DEJE QUE SU HIJO COMPLETE EL PENSAMIENTO

En lugar de decir “no dejes ese barullo amontonado”. Diga, “M., piensa donde quieres guardar tus cosas de jugar al fútbol”. Dejar que el niño complete los espacios en blanco es más fácil que sea una lección duradera.

20. USE NORMAS RIMADAS

“Para cruzar, la manita hay que dar” (esto es una aportación mía, ya que la rima inglesa, no rima en castellano)

21. DÉ ALTERNATIVAS QUE GUSTEN

No puedes ir solo al parque, pero puedes jugar en el vecindario.

22. DÉ NOTICIAS POR ADELANTADO

Vamos a salir enseguida, vete diciendo adiós a los muñecos (o a los otros niños).

23. ABRIR A UN NIÑO CERRADO

Seleccione cuidadosamente frases que hagan abrirse a las pequeñas mentes cuando se cierran. Adhiérase a tópicos que usted sabe que su hijo le entusiasman. Haga preguntas que requieran una respuesta diferente de si y no. Pregunte cosas específicas. En lugar de “¿qué tal lo has pasado en el cole?” pregunte “¿qué es lo más divertido que has hecho hoy en el cole?”

24. USE “CUANDO TÚ…  YO ME SIENTO…  PORQUE…”

Cuando te alejas de mamá yo me preocupo porque podrías perderte.

25. CIERRE LA DISCUSIÓN

Si una cuestión está realmente fuera de discusión, diga no. “No cambiaré mi decisión sobre esto. Lo siento”. Ahorrará tiempo y desgaste a usted y a su hijo. Reserve su tono de voz de “aquí podemos tener un problema” para cuando lo haga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s